lunes, 3 de abril de 2017

José Lorido, el asturiano que levantó un imperio en Cuba



Era dueño de la ferretería más importante y prestigiosa de Cuba y de una fábrica de metalurgia, propietario mayoritario de un banco y de una compañía de seguros y director de una importante inmobiliaria. Cuando pregunté por él en el Archivo Nacional de Cuba, una amable funcionaria me contestó, rauda y con la seguridad de los que ignoran la duda: "Es el abuelo de la mujer de Andy García".

En efecto, José Lorido Lombardero, nacido en 1886 en Taramundi, Asturias, es el abuelo de María Victoria Lorido García con quien se casó el protagonista de El Padrino III. Pero su rotunda afirmación revela el signo de este tiempo, en el que importa más cualquier cosa relacionada con una rutilante estrella mediática que alguien que, de la nada, levantó un imperio, fue un reconocido filántropo e Hijo Predilecto de su pueblo.

Lorido Lombardero tenía 15 años cuando se marchó de Taramundi a Ourense, Galicia. Fue en la ciudad gallega donde se inició en la ferretería, algo que nunca abandonó, estudió y se formó hasta que en 1906 emigró a Cuba. Tuvo su primer empleo en la Casa Araluce, Aja y Cía en la que entró de aprendiz y salió de encargado jefe.

En ese tiempo, 1924, se casó con Paz Diego Alvardiaz, emigrante asturiana de Ribadesella, y entró como socio en la firma Machín, Wal y Cía. En 1941 se estableció por su cuenta y fundó Ferretería Lorido SA, la más importante y prestigiosa de Cuba según datos de Los propietarios de Cuba. La firma se dedicaba a la importación y venta mayorista de herramientas, útiles y maquinaria y tenía activos por 1,5 millones de dólares y ventas por 2 millones anuales.

Aprovechando su experiencia, contactos y conocimientos, en 1957 Lorido fundó e impulsó la Compañía Antillana de Acero SA, unos grandes talleres de fundición, forja y manufactura de herramientas y objetos metálicos en la que participaban también, como socios minoritarios, otros ferreteros caribeños.

Su actividad emprendedora abarcó otros campos. Fue consejero de la Compañía de Seguros Comerciantes Detallistas de Cuba, especializada en accidentes de trabajo e incendios; director de la Inmobiliaria Diego SA; y accionista del Banco Atlántico hasta que al venderse en 1954 al Banco Financiero -que ocupaba el décimo puesto de las entidades bancarias de Cuba por el número de depósitos- pasó a ser su propietario mayoritario.

Su prestigio lo llevó a ser presidente de la Asociación Nacional de Ferreteros de Cuba y presidente de honor del Club de Ferreteros de La Habana. De su matrimonio tuvo tres hijos: José -el padre de la mujer de Andy García- que se quedó al frente de Ferretería Lorido y se casó con la asturiana Josefina García Levaniegos; Carmen, casada con el doctor Roberto García Rivera; y Ramón, que contrajo nupcias con la catalana María Antonia Villoch y gestionó la Compañía Antillana de Acero, además de ser tesorero del Banco Financiero donde sustituyó a Manuel Arca Campos.

En un reciente viaje a España, Andy García declaró que su familia preparaba una visita a Taramundi, localidad natal de "los abuelos de mi mujer y aún vive gran parte de su familia, y nunca hemos estado a pesar de que su abuelo tiene allí un busto porque ayudó a construir la iglesia del pueblo".

José Lorido ayudó a sus vecinos y a la propia villa con la dotación de servicios e infraestructuras. Una de ellas fue financiar el monumento en memoria de su tío, Manuel Lombardero Arruñada, gran educador, maestro de Taramundi durante varios años y toda una referencia en la enseñanza regional: cientos de niños de Lugo y el occidente asturiano se formaron con él.

Lombardero impartía conceptos, técnicas y enseñanzas en una época que cuando emigrar era lo habitual, servían a sus alumnos para desenvolverse al otro lado del océano. En agradecimiento a su labor, sus antiguos discípulos, encabezados por Lorido, en 1951 un busto en su memoria que preside una plaza del pueblo.

El busto, tallado en bronce en La Habana por el artista valenciano Enric Moret, fue, durante años, la única efigie erigida en España en memoria de un maestro español. Ante él, cada verano, la Escuela de Asturianía del Consejo de Comunidades Asturianas realiza una demostración de música tradicional y una ofrenda floral.

A lo largo de su vida, el maestro Lombardero recibió, entre otras distinciones, el título de Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII y el Himno que le dedicó la Banda de Ribadeo. Por su parte, su tío, el empresario José Lorido Lombardero, fue declarado Hijo Predilecto de Taramundi en 1955.

El actor Andy García en realidad se llama Andrés Arturo García Menéndez y nació en Bejucal, un pueblo en las afueras de la capital cubana en 1956. Su madre, Amelie Menéndez, fue profesora de inglés y su padre, René García Núñez, abogado y empresario agrícola en Cuba. El matrimonio tuvo tres hijos, Tessi, René y Andy, y en 1961, tras la fallida invasión de Bahía de Cochinos, se trasladó a Miami donde después de los primeros tropiezos llegaron a ser dueños de una exitosa firma de perfumes.

En 1982, el entonces joven actor se casó con María Victoria Lorido García, la nieta del emigrante de Taramundi, de la que era novio desde 1975 y que también había nacido en La Habana en 1958. Al comienzo de la revolución de Fidel Castro, toda la familia Lorido Lombardero se trasladó a Florida donde vivieron en Miami Beach y Cayo Vizcaíno.

El matrimonio de Andy y María Victoria, Mariví, reside en Los Angeles y tienen cuatro hijos: Dominik, la mayor, actual protagonista de Magic City, una de las series más ambiciosas de la temporada en la televisión de Estados Unidos, un viaje en el tiempo a Miami al comienzo de la revolución castrista en Cuba; Alessandra, una famosa modelo curvy, para tallas grandes; Daniella, también actriz; y Andrés, aún estudiante.

Los García Lorido son un matrimonio convencional. De férreos principios católicos y planteamientos conservadores, Andy declaró que, para él, "el matrimonio es como una religión y, como tal, tienes que practicarlo y ser fiel si quieres que sobreviva". Hoy, después de 35 años juntos, son considerados como uno de los matrimonios más sólidos y estables de Hollywood.

Los dos están vinculados a la industria del cine: Mariví es productora de cine y él actor y protagonista de éxitos tan notables como El Padrino III, Los Intocables, Cuando un hombre ama a una mujer, La noche cae por Manhattan, El asesinato de García Lorca o Max Steel, su última película. También ha dirigido filmes como La ciudad perdida, basado en una novela de Cabrera Infante sobre su amada Habana.

Martín Fernández
La Voz de Galicia, 20 de febrero de 2017.
Foto: Tomada de la hemeroteca de ABC.
Leer también: En la tierra de Andy García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están supervisados. No por censura, sino para impedir ofensas e insultos, que lamentablemente muchas personas se consideran con "derecho" a proferir a partir de un concepto equivocado de "libertad de expresión". También para eliminar publicidad no relacionada con los artículos del blog. Por ello los comentarios pueden demorar algunas horas en aparecer en el blog.